Alergia y las mascotas

¿Qué provoca una reacción alérgica hacia las mascotas en algunas personas?

La alergia a los animales domésticos es bastante común y muchos la atribuyen al pelo del animal, sin embargo diversos estudios científicos han determinado que los causantes son:

  • Las proteínas secretadas por las glándulas sebáceas de la piel de los animales.
  • Las escamas de la piel (caspa).
  • Las proteínas de la saliva, en el lamido del animal.
  • La proteína en la orina, que al secarse la misma puede flotar en el aire. No necesariamente debe haber un contacto directo ya que puede causar efecto por medio de su inhalación.

El pelo de los animales, sobre todo el pelo largo puede albergar otros alérgenos como los ácaros del polvo, pólenes y mohos, a la que una persona también puede ser sensible provocando asma y otras reacciones alérgicas. Los animales de pelo corto también tienen los alérgenos que activan el malestar ya que se encuentran en la caspa de la piel.

También pueden causar reacciones alérgicas en algunas personas, los ratones y las ratas, las cobayas y los conejos, que últimamente se han puesto de moda como animal doméstico. La orina es la principal fuente de alérgenos de estos animales, por tanto debe evitar contacto si piensa que puede padecer esta alergia.

Las alfombras y los muebles son un foco para los alérgenos de animales domésticos. Estos elementos pueden permanecer en ellos durante semanas, y en el aire de la casa durante meses, incluso después de que el animal se haya ido.

Los perros y los gatos son los animales más comunes a la hora de causar estas reacciones alérgicas, ya que pasan más tiempo en el interior de la casa.

Síntomas

Algunos de los síntomas más típicos al tener a la mascota viviendo en casa son: Estornudos, ojos llorosos, lagrimeo, congestión nasal, picor en la piel. También pueden desencadenar síntomas de asma causando dificultad para respirar.


Estos síntomas pueden aparecen incluso sin estar en contacto con el animal, ya que los alérgenos se encuentran en el ambiente. Durante el primer año de la vida de un niño se determinará la sensibilización a estos alérgenos.

Soluciones

Aunque muchos optan por dejar a la mascota, esta no es la solución de fondo. Una buena higiene de la mascota y limpieza profunda del hogar ayudan a mejorar la situación.

  • Coloca la cama de tu mascota fuera del cuarto.
  • Lava su cama con regularidad.
  • Baña a tu mascota con jabones anticaspa.
  • Cepillar al gato o perro en el exterior del hogar, para que no queden pelos sueltos.
  • Coloca el arenero del gato fuera de casa.
  • Los filtros de aire ayudan a reducir los alérgenos en el ambiente.
  • Si aún así la decisión es dejar ir al animal, recuerda ser responsable y encontrar una casa donde puedan cuidarlo y nunca lo abandonen.