¡Que apesta! El olor de la orina de mi mascota

El olor de la orina de mi mascota, no es un olor agradable, es más es una de las causas más frecuentes que las persona se desesperen de sus mascotas por no educarlas correctamente, o por no saber limpiar bien.

En otros casos podemos volvernos inmunes al olor, ya ni sentirlo, pero nuestra visita si la sienten y esto puede ser un poco vergonzoso.

la orina de mi mascota

Los accidentes siempre ocurren, si es que son cachorros, adultos con alguna enfermedad o viejitos. Hay que estar preparados para poder actuar.

Debido a que el sentido del olfato de nuestra mascota es cien veces más potente que la nuestra, es importante eliminar todo rastro de olor de la orina, si no se hace es probable que la mascota regrese al mismo lugar para hacer sus necesidades.

El mejor consejo es PREVENIR y esto lo logramos educando a la mascota a que se orine en un lugar indicado, ya que sea dentro o fuera de la casa. Necesitarás paciencia pero con grandes resultados que vale la pena.

Lo que se recomienda es usar un limpiador que neutralice las enzimas. Estos descomponen las moléculas formadas con proteínas que se encuentran en la orina y que puede provocar malos olores.

Es buena idea dejarlo reposar por 5 o 10 minutos y secar con una toalla limpia

La orina de la mascota puede darnos información muy importante sobre su estado de salud. Por lo tanto, cualquier modificación en su aspecto, color u olor, así como en la frecuencia en su emisión, son motivo de alerta y de consulta veterinaria.

Cuando el perro o gato miccionan o defecan, además de llevar a cabo una necesidad básica y fundamental para su organismo, también le sirve para comunicarse con otros animales.

Los animales usan la orina principalmente para delimitar y marcar su territorio. Al mimo tiempo obtienen otros datos del “Autor del pipi” como el sexo, (si es macho o hembra), la edad (Si es cachorro, joven o adulto), el estado de ánimo (Si esta asustado, tranquilo, enfadado, sexualmente activo, etc).

Si de una hembra se trata: si esta en celo o no, si tiene pseudoembarazo, si está preñada o hace poco que ha parido.

La orina de los animales (como de las personas) puede también dañar el césped u otras plantas que sean rociadas con esta sustancia.

Todo depende de la frecuencia, la cantidad las condiciones climáticas, etcétera.

Fuente: Elmundodelperro.net

Dinos, que estas pensando...