Mi perro está gordo, ¡ayuda!

Estudios veterinarios del Reino Unido y Estados Unidos muestran que cerca del 50% de las mascotas muestran sobrepeso y de ese 50%, entre un 15% y un 25% se pueden considerar obesas (se suele definir obesidad cuando el sobrepeso supera el 15-20% del peso ideal).

El sobrepeso se debe a un exceso de nutrientes como consecuencia de:

– Sobrealimentación (sobras, galletas)
– Falta de ejercicio (la cantidad de alimento necesaria es proporcional al ejercicio que realiza nuestro perro)
– Factores genéticos que hacen a determinadas razas ser más propensas al sobrepeso (el labrador o el cocker, por ejemplo.)

En las primeras semanas después de la esterilización es frecuente un aumento de apetito que puede terminar en un importante aumento de peso (si no se controla la cantidad de alimento).

Muchas veces el principal problema es que los dueños ven el sobrepeso simplemente como un problema de estética, sin ser conscientes de los graves problemas de salud que puede causarle a sus mascotas.

¿Qué le puede pasar?

Al igual que en las personas, la obesidad en perros puede tener consecuencias muy graves para su salud, como por ejemplo:

– Riesgo mayor de sufrir enfermedades cardiacas

– Reducción de la esperanza de vida

Diabetes

– Problemas respiratorios

– Dificultad de movimiento

– Menor resistencia inmunológica
 

¿Cuál es la solución?

Como casi siempre la mejor solución es la prevención, una correcta alimentación (teniendo en cuenta la edad y la actividad del perro) y una buena dosis de ejercicio diario es suficiente para que tu perro no tenga nunca problemas de sobrepeso (excepto en casos de obesidad por trastornos hormonales).

Si ya es demasiado tarde, aquí tienes unos consejos que pueden resultarte útiles:

– Si todavía no le das alimento seco es hora de hacerlo. Mide bien las cantidades y recuerda que existen piensos especiales para el control de peso (consulta a tu veterinario).

– Dividir la dosis diaria en dos o tres tomas puede ayudar a eliminar peso más fácilmente

– Elimina las galletas, chucherías, sobras… de su dieta habitual.

– Aumenta (de forma paulatina) la cantidad de ejercicio diario.

Por último ten en cuenta que tu perro puede tardar casi un año en alcanzar su peso ideal.

Publicado: 16/09/2013

Fuente: todoperro.es

Dinos, que estas pensando...

X