Si tu mascota no está comiendo tal vez no significa que no le gusta la comida

He tenido la oportunidad de seguir en redes sociales a grupos de entusiastas propietarios de mascotas, para los que sus peludos ya no son ni sus amigos, sino su familia.

Esta herramienta se presta para exponer diversas situaciones de la experiencia individual o colectiva del día a día de tener una mascota.

Uno de los comentarios que se lee constantemente y que tiene mucha tribuna es “Mi perro no quiere comer”.

Inmediatamente inician una serie recomendaciones, sobre lo qué se debe hacer en este caso, asumiendo en el 99% que la causa es que el alimento que actualmente consume no le gusta…claro puede ser muy probable que el alimento que actualmente consume no le gusta, pero hay otras condiciones que se pueden presentar y lo más importante debe ser encontrar la causa.

Vamos a ampliar este tema revisando algunas causas de salud.

Dolor Oral: La enfermedad periodontal produce en las mascotas mal aliento, sangrado en casos severos, y en los mismos cambios del comportamiento que se manifiesta con rechazo a alimentarse.   

Enfermedad Cardíaca: Los perros que padecen insuficiencia cardíaca presentan frecuentemente una pérdida de peso denominada caquexia cardíaca. La pérdida de masa muscular cuando se padece caquexia cardíaca es el resultado de un proceso multifactorial provocado por la anorexia, el incremento de las necesidades energéticas y las alteraciones metabólicas.

La anorexia puede ser consecuencia de la fatiga o de la disnea, puede deberse a la toxicidad de los medicamentos o a una insuficiente palatabilidad del alimento. La anorexia está presente entre un 34 y un 75% de los perros con enfermedad cardíaca. Aunque todavía no se ha estudiado en el perro, en las personas que padecen insuficiencia cardíaca se ha observado un incremento del 30% de las necesidades energéticas

Enfermedad de riñón: Anorexia y pérdida de peso son síntomas relacionados con la insuficiencia renal. En el perro es común la presentación también de vómitos debido a las toxinas urémicas. La pérdida de peso se debe a la ingesta calórica inadecuada y efectos catabólicos de la uremia.

Piómetra: Es una afección muy frecuente en nuestras hembras, debemos estar atentos a comportamiento anormales como la anorexia, ya que junto al aumento excesivo de consumo de agua y de micción, nos podemos enfrentar a una piómetra. Las hembras en estas circunstancias pierden rápidamente peso.

Tumores: La anorexia en el paciente tumoral está producida por diversos factores, entre los que destacan: alteraciones del gusto, incremento de agentes anoréxicos como el lactato, cetonas o productos tumorales, efectos hormonales sobre el centro del apetito y emisión de señales tempranas de saciedad, tanto a nivel de receptores periféricos como de centros cerebrales.

Es importante recalcar que muchas enfermedades producen entre sus signos clínicos anorexia, en este artículo mencionamos algunas de las más comunes.

Esta es una razón más para contactar al Médico Veterinario si su mascota deja de comer.

Es importante recalcar que si su decisión es iniciar una alimentación casera, como muchas opciones que existen ahora en el mercado, se debe de descartar cualquier trastorno patológico y debe ser balanceado por un profesional experto, ya que un desbalance nutricional puede ser en esta situación fatal para su mascota.

M.V. Manuel Arenas
Especialista en Nutrición Animal
Colegiado 987

Te puede interesar: 

Dinos, que estas pensando...

Deja un comentario

X