Viviendo con una mascota con diabetes

Así como los humanos los perros también pueden padecer de diabetes, una enfermedad que se presenta por el exceso de glucosa (azúcar)en la sangre.

Los alimentos que se ingieren generan glucosa, la cual es procesada por la insulina (una hormona que produce el páncreas) que la ayuda a pasar a las células para usarse como energía.

Foto: Pixabay.com

Sin Insulina el cuerpo va acumulando esta glucosa, y termina filtrándose en la orina y los riñones, arrastrando con ella gran cantidad agua. Como consecuencia el perro bebe mucha agua y orina con frecuencia.

Además, sin insulina el cuerpo usa las grasas y proteínas para producir energía.  Estos combustibles, producidos de la grasa, se llaman cetonas (o cetoácidos), en concentraciones elevadas son químicos ácidos tóxicos que pueden  interferir con el funcionamiento de muchos órganos del cuerpo.

La diabetes es la causa de exceso de glucosa que se queda en la sangre y no llega a las células.

Algunas veces, el cuerpo no produce suficiente Insulina (Diabetes tipo I o insulino-dependiente) o no la usa adecuadamente (Diabetes tipo II o no-insulino-dependiente) lo que está muy relacionado a la obesidad.

La mayoría de perros diabéticos tienen diabetes tipo I.

Esto quiere decir que el cuerpo del perro no está produciendo suficiente insulina, por lo que su páncreas posiblemente no está funcionando correctamente. Este problema, suele ser un problema genético.

Foto: Pixabay.com

¿Cómo sé si mi perro tiene diabetes?

  • Poliuria. Producción constante y abundante de orina
  • Polidipsia. Necesidad intensa de beber líquidos. Sed exagerada
  • Polifagia. Hambre intensa; difícil de controlar y urgente de saciar.
  • Pérdida de peso involuntario
  • Otros problemas relacionados como: aparición de cataratas o ceguera, hinchazón del abdomen, apatía, vómitos y diarrea, crisis convulsivas, etc.

La diabetes puede afectar a perros a partir de los 5 años y se puede presentar hasta los doce años.

Factores de riesgo. Sobrepeso, obesidad, variaciones de peso frecuentes, poca actividad física y envejecimiento.

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

Para un diagnóstico acertado es necesario que se realicen diferentes estudios médicos:

  • Medición de la glucosa en la sangre y orina , que estará por encima de 200mg/dl
  • Exámenes de hígado y páncreas.
  • Analizar si hay infección de orina o cuerpos cetónicos.

¿Cómo es el tratamiento de diabetes en perros?

Dependiendo de los resultados, el médico veterinario determinará el tratamiento adecuado para el perro. Inicialmente se tendrá que estabilizar la condición y posteriormente entrar a una  fase de mantenimiento.

Foto: Pixabay.com




Dinos, que estas pensando...