Una buena relación entre niños y gatos

Una buena relación entre niños y gatos, se logra bajo la recomendación de los expertos que es: Si tienes un recién nacido no es momento de añadir un gato a la familia. Pero si tienes un niño entre las edades de 4 a 7 años, adopta uno que tenga entre 2 y 3 años. Este ya ha pasado su etapa de gatito y está listo para convivir con pequeños.

Educarlos para convivir sanamente:

 La amistad debe crecer poco a poco con el gato dictando la distancia y el tiempo necesario. Manténlos en áreas separadas hasta que el gato se sienta cómodo y busque la atención del niño.    *Enseña al niño a agarrar al gato correctamente

• No los dejes solos: No te fíes de ninguno. El juego entre niño y gato debe estar vigilado por ti.

• Déjale saber que áreas como el estómago, las patas traseras y el rabo son muy sensibles y no se deben acariciar el gato solo si el lo permite.

• Cambio en el juego: Si el gato cambia el ronroneo por orejas hacia atrás y cuerpo arqueado es momento de separarlos. Deja al gato tranquilo. 

Si el gato llegó antes del niño:

No hay razón para sacar al gato de la casa con la llegada de un bebé. Un gato que vivió siempre dentro de la casa y ahora tiene que adaptarse al exterior, cambiará su actitud hacia sus dueños y definitivamente no será amigo del nuevo niño.

• Asegúrate de darle atención: El gato parece ser muy independiente, pero le fascina ser el centro de atracción. Es común que se sienta celos del nuevo miembro en la familia. Dedícale unos minutos al día solo para él y notarás la diferencia.

• No le cambies su rutina: Aunque tu reloj parece correr más rápido de lo normal, tu gato sabe muy bien qué hora es. Trata de mantenerle su rutina. Darle su comida a la misma hora, tenerle agua fresca y limpiar su caja de arena diariamente tranquilizarán su ansiedad hacia el resto de los cambios en su vida.

• Créale un espacio seguro: Igual que hiciste cuando primero llegó a tu hogar, créale un área de la casa donde el niño no pueda estar. El tener un espacio donde se sienta seguro y libre de niños lo ayudará a lidiar con la nueva situación.

Tu gato puede ser juguetón y travieso. Pero puede que cambie su actitud al estar con bebés. OJO, siempre bajo supervisión tuya.                                                                   NO los dejes solos, el tigre puede hacer su aparición.


Publicado: 20/08

Fuente: gatos.about.com

editado 13/4/15

Dinos, que estas pensando...