Un perrito cambió mi vida: La historia de Nola

Hoy queremos contarte la historia de Nola, una perrita que fue rescatada en una de las calles de Cobán en estado delicado de salud, pero gracias a la generosidad y compasión de Analú y Carlos, su vida dio un giro de 360 grados.

Según nos cuenta Carlos, el 13 de diciembre del 2015, ellos se encontraban visitando a unos familiares en Cobán, cuando de pronto vieron como un vehículo arroyaba a un perrito, dejándolo a su suerte.

Te puede interesar: ¿Como las mascotas ayudan a las personas con discapacidad?

Se acercaron inmediatamente y vieron el estado delicado de Nola, su respiración era lenta, estaba en estado de shock que no podía moverse, al evaluarla se dieron cuenta que su patita trasera estaba totalmente fracturada.

Inmediatamente fueron en busca de un veterinario, recorrieron las principales calles de Cobán cargando a Nola; era cada de vez más angustiante el recorrido al no encontrar ayuda de un médico veterinario, no tenían opciones para ayudar a la perrita, por lo que decidieron ponerle un analgésico en la pata y un calmante intravenoso para poder trasladarla a la capital, pues sabían en Cobán ya no podían hacer más.

En camino hacia la capital hubo una señal que les hizo mantener la fe en ella, logro comer y beber. El viaje se torno largo pero Nola seguía en la lucha y el calmante aplicado estaba haciendo el efecto esperado.

nola una perrita que cambio la vida de sus dueños

El viaje fue largo y llegaron de noche a la capital, lograron encontrar una veterinaria a las 11:00 pm y por fin ella recibió la atención médica que necesitaba urgentemente. El diagnostico no era nada alentador, aparte de la fractura en su patita, la cadera había sufrió también una contusión muy seria y la posibilidad de que no volvería a caminar.

Te puede interesar: ¡ÚNETE! al programa “Padrino de Hogar”

Pero su valentía y lucha para salir de esta situación fue más grande que sus lesiones, se le realizo una cirugía que duro más de 3 horas, le fue colocado pines metálicos en su patita fracturada y su cadera fue reajustada y lista para su recuperación.

Estuvo en reposo durante tres meses para que sanará por completo, ahora Nola es una mascota sana, activa y feliz (camina, corre, escala, salta y hasta NADA)

En algún momento quisieron darla en adopción pero ella se gano el corazón de todos y se unió a la gran manada de Analú y Carlos. Te invitamos a seguirlos en Instragram como @DeChuchos

Como dato interesante, el nombre de Nola significa patoja en
Q’eqchí


Dinos, que estas pensando...