¿Tu perro se marea cuando va en carro?

Los perros se marean en el carro al igual que las personas, sobre todo cuando son cachorros.

¿Por qué se marean los perros cuando viajan?

No estar acostumbrado a los viajes, comer justo antes de salir o no estar tranquilo y relajado son motivos más que suficientes.

El motivo es que los oídos de los perritos, como el de los niños humanos, aún no han acabado de desarrollarse. Por ello, también son menos eficientes cuando se trata de mantener la sensación de equilibrio.

¿Cuáles son los síntomas?

Los perros no hablan, por lo que no pueden avisar de que están mareados. Y, además, son expertos en ocultar su dolor. Sin embargo, hay una serie de señales que delatan si siente náuseas y ganas de vomitar.

Los síntomas del mareo incluyen inactividad, apatía, ansiedad y estrés, bostezos repetidos, exceso de jadeos y de babeo, así como vómitos.

Por suerte, hay algunos trucos para controlar el mareo de los perros durante los viajes en carro: desde acomodar el vehículo para sus necesidades, hasta utilizar medicamentos contra el mareo.

¿Qué trucos evitan los mareos? 

Truco 1. Perros poco cómodos con el carro,
A estos animales el carro les resulta un espacio extraño. Por ello es tan importante antes de salir intentar que el perro se familiarice poco a poco con el vehículo.

El truco es conseguir que asocie el viaje con una experiencia positiva. Podemos meterlo dentro del Kennel, o en la zona trasera del carro si el perro es grande, así como su colcha y juguetes preferidos. De este modo el vehículo será un espacio más agradable para él.

El truco es conseguir que asocie el viaje con una experiencia positiva. Podemos meterlo dentro del Kennel

Otro consejo consiste en invitar nuestro amigo de cuatro patas a que suba al vehículo de vez en cuando y lo olfatee e inspeccione con calma. También puede realizar trayectos cortos, si ya se ha acostumbrado al vehículo.

Truco 2. Ofrecerle un viaje relajado
Viajar relajado es importante para el perro. Por eso es tan importante pasear y jugar durante un buen rato antes de emprender el viaje, así como mostrar un tono de voz tranquilo una vez que entra en el carro.

Viajar relajado es importante para el perro. Por eso es tan importante pasear y jugar durante un buen rato antes de emprender el viaje, así como mostrar un tono de voz tranquilo una vez que entra en el carro.

“Si el perro se pone nervioso, y nosotros respondemos con gritos o con un tono de voz impaciente, la ansiedad de nuestro perro se incrementará”.

Por eso, mantener la calma, bajar el volumen del radio y tratar de ignorar los llantos, en caso de que se estrese, son claves contra el mareo del perro.

Además, parar cada dos horas y sacar al perro a jugar (con cuidado y correa), abrir un poco las ventanas e intentar que el perro mire hacia delante son otros pequeños consejos que también reducirán su mareo. 

Truco 3. ¿Cuándo comer?
La comida abundante no es buena compañera de viaje tampoco para los perros, y menos aún si tienen tendencia a marearse. Por eso, los expertos recomiendan que antes de emprender un viaje largo en carro con el animal, este mantenga un pequeño ayuno. 

“Lo ideal es que no coma durante las dos o tres horas antes de realizar el viaje, de este modo al menos evitaremos que el perro vomite”.

Trucos 4. Medicamentos contra el mareo del perro
Los veterinarios aconsejan no utilizar medicamentos contra el mareo de los perros, a no ser que estos sean necesarios. La razón es que los perros pueden acostumbrarse a estos fármacos e incluso crearles cierta dependencia.

Lo conveniente es que, antes de viajar, se acuda a la consulta del médico veterinario y consultarle por este problema. Solo así el veterinario podrá recetar el medicamento contra el mareo más adecuado para el animal.

Los hay de tres tipos: para que el perro no vomité, contra el estrés del perro y, por último, los que hacen que el animal se adormezca durante el viaje.

  • Antes de un viaje: Aunque un viaje a veces puede ser estresante tenemos que procurar estar relajados porque nuestro estado de ánimo se transmite a nuestra mascota. Así que tenemos que estar tranquilos y preparar todos los accesorios necesarios con calma. Además será muy positivo haber dado con él una buena vuelta que le deje cansado y con ganas de dormir durante el trayecto.
  • Después de un viaje: Las primeras veces tenemos que acabar el viaje en un sitio divertido para él. De esta manera cuando suba al carro lo asociará normalmente con experiencias agradables. Podemos ir a un parque o a un sitio al que lo llevemos a jugar. Y aunque vayamos a un sitio que no sea un parque siempre premiaremos su comportamiento con un premio, dosis de juegos o dosis de caricias.

Fuente: https://www.expertoanimal.com / http://www.consumer.es

Te puede interesar:






Dinos, que estas pensando...