Tips para el cepillado de tu gato en casa

Los gatos son animales peludos que necesitan cepillado diario para mantener un pelaje sano que les proteja de enfermedades, parásitos y así evitar las bolas de pelo, necesitan de los cuidados de su amo para lucir hermosos.

Peluquería en casa, se necesita:

  • Peine metálico de púas separadas: ayuda a encontrar pequeños nudos; se usa para dar un toque final después del cepillado.
  • Cepillo de goma: para cepillar el pelaje.
  • Cepillo de cerdas: para desenredar el pelo. Tienen base de goma y cerdas de metal.
  • Tijeras de punta protegida: el diseño de sus puntas evita ocasionar daños en los ojos; se usan para cortar las pestañas.
  • Tijeras de esculpir: para cortar el pelo dejando unas puntas más largas que las otras, dándole al corte un acabado natural.
  • Tijeras de entresacar: hacen lo mismo que las anteriores pero rebajan menos cantidad de pelo en cada corte.

Acicalando al gato.

El arreglo del pelaje del gato debe realizarse al menos una vez a la semana, preferiblemente a la misma hora. El mejor momento parece ser luego que haya terminado de comer, porque se encuentra tranquilo y descansado. Antes de comenzar es bueno acariciarlo para que se relaje. El cepillado, además de mantener limpio el pelaje del gato, favorece la circulación y tonifica los músculos.

Cómo hacerlo.

Es muy importante utilizar las dos manos al peinar al gato: en una se toma el peine y la otra se usa para acariciarlo, es bueno que el gato relacione el peinado con el placer.

– Extraer las masas de pelo con el peine metálico.
– Alisar el pelo cepillándolo en dirección a su nacimiento con el cepillo de cerdas, desde la cabeza hacia la cola, sin olvidar las patas y el abdomen. Luego de varias pasadas se cepilla a contrapelo una sola vez en forma muy suave.
– Eliminar los pelos muertos con el cepillo de goma.
– Aplicar unas gotas de acondicionador de pelo y friccionar suavemente con la tela de gamuza, para eliminar la grasa y dar brillo al pelo.

El peinado debe comenzarse por la parte de abajo del cuello ya que allí es donde más le gustan las caricias al gato.

Se continúa hacia abajo en el pecho hasta llegar a las patas. Seguidamente se le peina a ambos lados de la espina dorsal luego las patas traseras, por su lado externo e interno las cuales el gato estirará si es levantado por el abdomen con el antebrazo de su dueño el cual será pasado desde sus patas traseras a las delanteras. Lo último será la cola, teniendo en cuenta su sensibilidad. Cada vez que cambie de zona, peine debajo del cuello para acariciar.

Si el gato se queja durante el acicalamiento, hay que averiguar el por qué y resolverlo. No se debe olvidar que el gato se pone nervioso si no se controla la situación.

Publicado: 16/08/13
Fuente: gatosconsentidos.blogspot.com

revisado 17/4/15

Dinos, que estas pensando...