4 razones para no dejar a tu perro dentro del auto

Hay razones para no dejar a tu perro dentro del auto, no es un buen lugar para dejar a tu mascota,  ni siquiera por un corto tiempo ya que puede sufrir de: estrés, golpes de calor (si es verano) y crisis de ansiedad.

En ninguna circunstancia es aconsejable dejar a tu perro dentro del auto sin hidratación o ventilación, más en  época de calor o verano, por esto te damos 4 razones para NO debes dejar a tu mascota en él:

1. Los golpes de calor son más habituales cuando el perro se queda solo dentro del automóvil. Por ello, es fundamental evitar dejarlo sin compañía en el interior del mismo, aunque esté estacionado a la sombra y tenga alguna ventanilla abierta. “No es extraño estacionar el auto a la sombra, pero que al rato le dé el sol”, si el perro se encuentra en el interior de un automóvil estacionado al sol en verano, el vehículo puede convertirse en una trampa mortal para él, ya que en pocos minutos alcanzará una temperatura muy alta”, sin lugar a dudas.

2. Puedes dejar las ventanillas abajo, el aire ayudará a que el perro no se maree. Sin embargo, no es recomendable que el perro se asome por la ventanilla, ya que puede haber riesgo de que se golpee o de que algún objeto se introduzca en sus ojos.

3. Si dejas a tu perro dentro de tu automóvil, corres el riesgo también de que pueda ser robado, actualmente la situación en nuestros países es delicada, y puedes sufrir el robo de tu perrito. Por favor no te arriesgues, al estar el dentro del auto, pueden forzar las chapas y sustraerlo. Al llevar a un perro dentro del auto,  debes tomar en cuenta ciertos consejos para viajar juntos.

También: ¿Cuánta agua debe de ingerir mi perro?

4.  Otra razón para no dejar a tu perro dentro del auto es que puede sufrir crisis de ansiedad y destruir los sillones y las cosas que estén dentro de tu automóvil, poniendo en riesgo la vida de tu mascota ya que puede quedarse un objeto extraño en su interior y provocarle un daño severo a la salud.

Fecha de publicación: 7.Jul.2014

Fuente de consulta: consumer.es

Editado: 25-03-2015

Dinos, que estas pensando...