Principales enfermedades en el gato

Afecciones en órganos exteriores

Piel. Los problemas en la piel son más comunes de lo que parece. Con estos problemas tendras que llevar un mayor control en el caso de que acostumbres al gato a salir al exterior. Estas afecciones las puedes descubrir si se rasca en exceso, si tiene calvicie o pierde mucho el pelo y si tiene la piel hinchada en alguna zona. En cualquier caso podrá significar que tiene algún parásito o le faltan vitaminas.

Ojos. Los problemas oculares los podras diferenciar cuando detectas alguna inflamación en el párpado o en la parte interior (debido a infecciones o a la picadura de algún insecto),  secreciones extrañas (cuidado con esto, pues querrá decir que tiene alguna infección, puede que se haya rascado con la pata y se ensuciara el ojo), sensibilidad anormal a la luz (cuando notéis que la luz le molesta especialmente), problemas de visión (esto será previsible a medida que vaya creciendo, pero no será tan normal en el caso de ser joven).

Oidos. Los trastornos auditivos son algo menos comunes, pero sí más peligrosos, así que no tardes mucho en llevarlo al veterinario al menor síntoma de que algo no marcha bien. Entre los problemas que puede presentar es que mueva en exceso la cabeza, haciendo notar que algo le molesta o produce demasiadas secreciones.

Síntomas bucodentales, cuando tenga problemas con alguna muela o diente lo notaréis no solo por la falta de apetito sino porque podrá comer masticando solo por un lado de la boca, también por el mal aliento.

Trastornos internos

Los más comunes suelen ser los problemas digestivos y urinarios, que pueden venir provocados porque alguna comida le dé alergia, tenga alguna infección en estos órganos o tenga un parásito interno. Esto conllevará a que tenga pérdida de apetito, diarrea, estreñimiento o dificultades para orinar, sangre en las heces o en la orina.

Otras complicaciones comunes suelen estar en los órganos respiratorios, con síntomas que pueden atribuirse a constipados o alergias. Entre los síntomas más comunes están que estornude o haga ruidos fuertes al respirar, secreción de mocos o incluso fiebre.

Las molestias cardiovasculares podras detectarlas fácilmente porque sufrirá colapsos o desmayos y le costará moverse. Aunque también podrá sufrir colapsos, espasmos, etc. por complicaciones en el sistema nervioso.

Las afecciones en huesos y músculos pueden tener varios síntomas según la gravedad de su enfermedad. Puedes verlas desde que le sea difícil caminar, hasta que rechace el contacto contigo en caso de problemas como la osteoporosis. De hecho cuando se trata de enfermedades degenerativas el animal suele negarse a moverse, por lo que será recomendable que le lleves al veterinario lo antes posible.

 

 enfermedades y síntomas en gatos 

 Publicado: 30/08/2013

Fuente: mascotas.hola.com

Dinos, que estas pensando...