¿Por qué muerde mi gato? y qué hacer para que no lo haga

Existen muchas explicaciones de por qué nuestro gato nos puede llegar a morder y van desde cambios de conducta, incomodidades, juegos salvajes y en algún momento, también enfermedad.

Algunos gatos a veces muerden objetos (como los que padecen el trastorno pica), otras veces se muerden entre gatos y algunos otros nos muerden a nosotros.

La pica o malacia es un comportamiento anómalo en el que el gato muerde, mastica e intenta ingerir plásticos, textiles u otros objetos no comestibles. Algunos factores que lo activan son: Deficiencia en su dieta, problemas médicos (como diabetes), predisposición genética o factores ambientales.

Si tu gato muerde por agresividad consulta con especialistas para saber qué le puede estar ocurriendo.

Morder en el juego:

Cuando el gato muerde en medio de un juego, nuestra reacción natural suele ser apartar rápidamente nuestra mano, pero esta señal puede indicarle al gato continuamos jugando, por lo que irá directamente a nosotros para seguir divirtiéndose.

Consejo: La reacción adecuada debe ser apartar la mano lentamente y darle un pequeño empujoncito al gato diciéndole “NO” de forma enérgica.

Morder en las caricias

Cuando acaricies a tu gato fíjate en cómo reacciona. No siempre se sienten cómodos ante todas las muestras de afecto, a algunos por ejemplo les molesta que les acaricien la cola, a otros la barriga,. Muchas veces esas caricias molestan para tu gato acaban en mordiscos, por eso evítalos.

Consejo: Aprende a reconocer si a tu gato le desagrada que le acaricies alguna parte de su cuero.

“Si tu gato muerde por miedo recuerda que al fin y al cabo, morder también en una forma de ataque y de defensa del gato es un estado natural. Y si el gato se encuentra en situaciones de miedo o estrés puede acabar mordiéndote”.

https://revistapetmi.com/wp-content/uploads/2021/08/WhatsApp-Video-2021-08-17-at-14.54.28.mp4

¿Qué hacer para evitar que tu gato te muerda?

No debemos acostumbrar al gatito pequeño a jugar con las manos. Puede parecernos gracioso al inicio pero conforme el gato crece su dentadura se va fortaleciendo y puede resultar nada agradable este tipo de juegos. Opta por usar juguetes para jugar con tu gato en vez de utilizar las manos o los pies.

Fuente: amolosgatos.com