PIOMETRA: Una de las enfermedades mortales más comunes en hembras

La piometra es una de las enfermedades más comunes que llegan a la clínica veterinaria. De cada 10 perras que llegan a consulta al menos dos vienen con esta condición.

La piometra es la infección e inflamación del útero, el cual se llena de pus lo que le hace una condición muy peligrosa para la vida si no es tratada.

Esta condición afecta tanto perras como a gatas, sin embargo las perras son las que más la padecen. Es más común en hembras adultas pero también afecta a jóvenes.

¿Cuál es la causa de la piometra?

Aún no se sabe una causa clara la cual desencadena esta afección. Sin embargo se sabe que lo que aumenta el riesgo es el período que comprende el término del celo ya que en este momento es cuando el cérvix empieza a cerrar.

La exposición repetida del endometrio a altas concentraciones de progesterona sin que haya gestación, aumenta el riesgo de padecer una hiperplasia del endometrio (un crecimiento de la pared interna del útero con posible formación de quistes) esto produce un exceso de secreciones generadas por el mismo útero.

Estos líquidos son un excelente medio de cultivo para distintas bacterias, las cuales aumentan en su crecimiento desde la vagina.

Especialmente la bacteria Escherichia coli (que regularmente se encuentra en las heces) ya que la vagina se encuentra muy cerca del ano hace que esta zona esté siempre contaminada con bacterias que ingresan a la vagina y llegan al útero provocando esta infección.

Tipos de piometra

Abierta: Es la más benigna, en esta piometra el cuello del útero permanece abierto y el fluido rico en bacterias es
secretado de manera que no se acumula representa más del 85% de los casos.

Cerrada: Es la más peligrosa, en este tipo de piometra el cuello del útero se encuentra cerrado debido a varios nódulos formados y al cierre del cérvix que no permiten que el fluido rico en bacterias sea secretado por la vagina. Por lo tanto este se acumula dentro del útero, formando una especie de bolsa llena de bacterias.

Aquí es donde se pone peligroso ya que las paredes del útero se encuentran débiles y puede existir una
rotura
. Lo que causaría un derrame de este líquido hacia el área abdominal contaminando más órganos. Además que las bacterias pueden llegar a la sangre causando una infección sistémica general y posterior la muerte.

¿Cuáles son los signos más comunes en Piometra?

  • Inapetencia.
  • Letargia
  • Secreción cremosa sanguinolenta por la vagina. (en el caso de una Piometra abierta)
  • Aumenta la secreción de orina (Poliuria)
  • Aumenta la ingesta de agua (Polidipsia )
  • Pueden existir vómitos, distensión abdominal y fiebre
  • Los embarazos psicológicos pueden ser un signo de alterta! Así que mucho OJO!


En casos graves:

  • Fallo renal agudo (fallo del riñón de manera repentina)
  • Peritonitis (infecciones en varios órganos del área abdominal)
  • Shock
  • Septicemia (Sangre contaminada con la bacteria)
  • Muerte del animal.

DIGNOSTICO

Es muy importante distinguir los signos clínicos. Además de conocer el historial hormonal de la paciente (llevar un control de los últimos celos).


Un análisis completo de sangre evidencia un gran aumento de glóbulos blancos lo que nos indica una
infección.

Un ultrasonido es ideal para el diagnóstico de esta condición ya que permite un diagnóstico definitivo. En él podemos ver las áreas llenas de fluidos que no deberían existir dentro del útero.

Tratamiento

El tratamiento de elección es quirúrgico. La ovariohisterectomía (técnica quirúrgica donde se extraen ovarios y útero) es el tratamiento que ha mostrado mayores tasas de supervivencia. Administración de suero y antibióticos para estabilizar a la paciente antes y después de la cirugía.

Ya que el tratamiento es la remoción de los ovarios y el útero, las perras que se someten a esta cirugía tienen un cambio hormonal significativo que las hace adquirir sobrepeso. Por eso es muy importante que luego de la cirugía la perra tenga un cambio de vida, tenga una condición más saludable por el resto de su vida, una dieta adecuada y ejercicio. Además de su chequeo con el médico veterinario al menos una vez cada seis meses.

¿Cómo puedo prevenir la piometra?

La forma más efectiva de prevención es la esterilización temprana de las hembras que no serán utilizadas para
reproducirse. Muy importante es no hacer uso de tratamientos hormonales para interrumpir el celo.(anticonceptivos).

También es muy útil llevar un estricto control en el calendario de los celos de nuestras perras, para poder distinguir de un sangrado normal que ocurre en fechas previstas o un sangrado anormal.

Son recomendables las visitas al médico veterinario para un chequeo general y también un examen sanguíneo y ultrasonido como control.

Por Médico Veterinario: Pavel Matute – Colegiado 1907