Mi perro y mi gato ya son viejos, ¿cómo cuidarlos?

Lleno de canitas, con su lento caminar, durmiendo mucho más, pero siempre lleno de mucho amor… creo que llego el momento de decir que mi perro y mi gato ya son viejos! ¿Pero como cuidarlos?

Al igual que los humanos, las mascotas deben acudir regularmente al médico cuando son seniles. Estas consultas deberán hacerse cada 6 meses en caso de que no presenten ningún signo que denote enfermedad, y en caso de presentar algún signo raro, se recomienda llevarlas de inmediato.

En la actualidad es muy común ver muchas más mascotas seniles que en el pasado. Todo esto se ha logrado por un conjunto de cambios y evolución en la manera en que nos relacionamos con nuestros perros y gatos.

Ahora es muy común que cuando una mascota llega a casa, lo primero que hacemos es llevarla al médico veterinario a su revisión y aplicación de medicamentos preventivos (vacunas y desparasitación). Adicionalmente, con la ayuda del veterinario, seleccionamos el alimento adecuado para su correcto desarrollo y crecimiento y la ejercitamos regularmente.

Lo primero que debes saber es cuándo tu mascota pasa de ser un animal adulto, a uno viejo. Es generalmente aceptado que la edad es a los 7 años. Esto varía tanto en perros como en gatos. Los perros de razas pequeñas llegan a ser viejos más tarde que los de razas gigantes; de hecho, un perro de raza gigante llega a vivir tan sólo 7 años en promedio.  En cuanto a los gatos, se consideran viejos entre los 7 y 9 años.

Debido a que con la edad se comienza a perder masa muscular, principalmente en perros, es necesario que tengan un programa de actividad física. Además, es muy importante que su alimento contenga una buena cantidad de proteína de calidad, y una buena cantidad de fibra con el fin de incentivar la actividad intestinal. Lo mejor es que existen alimentos Premium y Super Premium que aportan los nutrientes necesarios para cumplir con los requerimientos de nuestras mascotas.

De ser necesario El médico veterinario determinará si es necesaria la administración de algún suplemento nutricional que contenga algún protector de las articulaciones (ácidos grasos, omega y/o antioxidantes).

Siempre se deberá estar al pendiente de cualquier cambio que sufran las mascotas; en general comienzan a tener una disminución en los sentidos de audición y vista, por lo que es imperativo tenerles paciencia, y, sobre todo en el caso de animales muy viejos, no cambiar de lugar muebles u objetos de la casa a fin de evitar que choquen con ellos y se lastimen.

Recuerda que una mascota sana es una mascota feliz.

Escrito por: M.V.Z. Ma. Miguel Ángel López Núñez


Dinos, que estas pensando...