La historia con mi amigo Ca-lait … una experiencia de amor

Conocí a Ca-Lait, un perro de raza caniche blanco, que parece nube. Tan dulce y paciente estubo sentado en la silla a par mia. Su humana, Ana Verónica, una mujer igualmente dulce y paciente me contó su historia de amistad, juntos me contaron un cuento y Cailito, como le dice de cariño, me enseño donde esta la vaca, cual es el cerdito.. y hasta cantaron una canción donde él tocaba la guitarra.

Ca-Lait es un perro muy especial y con la compañia de Ana Verónica hacen un equipo excepcional.

Ca-Lait

La historia con mi amigo Ca-lait … una experiencia de amor

La llegada de Ca-lait hace 7 años a mi vida ha sido una bendición, este caniche que con su vida ha dando muchas alegrías y tiene una historia que contar.

Había tenido otro amigo con el que viví más de 15 años y que al volver al cielo dejó un vacío muy grande y pasaron cerca de dos años para que me sintiera preparada para compartir con otro peludito de cuatro patas y corazón de amor.

Pero como muchas cosas en la vida, cuando el momento es el adecuado, todo arma una armonía perfecta para llegar a nuestro espacio y presencia de manera única.  Así llegó Ca-lait con 38 días por la promesa de una niña a quien conocí y conversé porque llevaba una perrita poodle, que me recordaba a Neige, mi perro anterior.

ca lite 1

Desde su primer día me sorprendió su ser, la maravilla de la naturaleza y el privilegio de tenerlo en mi vida.  Comentaré algo de mí también, me llamo Ana Verónica y soy psicóloga y al perder a Neige, pensé en la posibilidad de tener a un perro como co-terapeuta para ciertas situaciones; en especial para niños con Déficit de Atención e Hiperactividad o Problemas de Aprendizaje, para lograrlo tenía que aventurarme para hacer una especialización en Minnesota, suspender mi vida en Guatemala y encontrar al perro adecuado para entrenarnos en esa empresa.

Ca-lite una historia de amor

Desde sus primeros meses, notaba lo especial, cariñoso, sociable, tolerante y delicado que es con los niños, adultos y debiera decir con las personas sin importar edades, condición o situación.  Un saludo, un afecto y una amistad que en su mayoría, las personas corresponden y que a lo largo de los años nos ha ganado amigos verdaderos a ambos.

Un día escuché en un programa de radio a Tere de Amaro, hoy mi gran amiga, fundadora de la Red de Doctores Caninos, comentó cómo funcionaba la visita a hospitales con sus perritos y después de contactarla, los pasos a seguir fueron conocernos y después tomar clases de entranamiento con clicker. 

ca lite

Así Ca-lait aprendió los comandos básicos de sentarse, dar la mano, esperar y lo clásico, pero como a mí me gusta ir más allá y él lo permite, con este método aprendió a meter goles, encestar, armar rompecabezas, jugar bolos, rascar la guitarra y el piano, torear,… y también a señalar personajes en libros de cuentos, de los que posee 15 ó más.  En dos sesiones aprende los personajes y los señala con su patita.  Esa hazaña, nos dio la oportunidad de algunas invitaciones en colegios.

La primera oportunidad fue en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús en Zona 16, la segunda en Pequeñitos de Las Luces.  A éstas, siguieron otras experiencias en las que ya organizamos Talleres de Lectura; para las cuales leemos un cuento adecuado a la edad de los niños y después, dinámicas en las que Ca-lait interactúa con los niños a manera de juego y comprobación de lectura.  Así participamos en la Feria del Libro del colegio Belga, en el Colegio Alemán, en el Agustiniano y otros más.

Ca-lite como doctor canino

Y como Doctor Canino, generalmente asiste a la Pediatría del Sanatorio El Pilar.  Los niños se reúnen en el salón de juego junto a sus padres, Ca-lait, los saluda dándoles la patita a cada uno y después hace trucos para ellos, juega carritos, les toma el pulso o simplemente hace y pide caricias; y de esta manera hace del momento, una experiencia de alegría, de risa y confort, que producen un regocijo y por supuesto un efecto terapéutico positivo en la recuperación de los niños que ven con novedad que un doctor de cuatro patas los atienda. 

“He de contar que los niños gozan, pero también los padres y abuelitos.  Después de esa presentación, pasamos a las habitaciones de los niños que no pueden salir por su condición, y cada una de esas oportunidades dejamos en ese cuarto algunas sonrisas que perduran más allá de nuestra presencia.”  

Eso lo sé porque eventualmente nos encontramos en otro ambiente con estas personas y perdura en su memoria el nombre de Ca-lait y el dulce recuerdo que lo comentan con quien van con gran satisfacción y muchas sonrisas vuelven a surgir sólo con la narración o la oportunidad del nuevo saludo en este encuentro.

ca lite

En la clínica trabaja también con algunos niños, en especial con los que tienen Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, Dificultades en la Lectura o en Habilidades Sociales.  Con algunos pacientes adultos interactúa de una forma que sólo se puede comprender como una forma de conexión entre instinto y amor siendo un soporte emocional para ellos en el momento adecuado.

Conmigo, Ca-lait es un proveedor constante de cariño, de paciencia, de juego, de sonrisas, de solidaridad, es mi compañero de ejercicio, el aviso perfecto de que un amigo se acerca,  me ha librado de dos arañas peludas, pero ante todo es una fuente inagotable de alegría, hace mi vida feliz, ha despertado mi creatividad en campos que no había imaginado, me ha proveído de amigos especiales y cada día con él, es una bendición venida del Cielo porque puedo resumir todo lo que les he contado en una sola palabra: Amor. 

Él me ama y yo a él.  Dicen que lo consiento, pero yo digo que es al revés porque él me consiente a mí.

Ana Verónica y Ca-Lait

Notas Relacionadas: 

1.TAA (Terapia Asistida con Animales) en casos de Síndrome de Down

2. Terapia Asistida con Animales 

3.Pippa: una perrita golden retriever enamorada del cartero

 

Dinos, que estas pensando...