¿Cómo cuidar a un gatito recién nacido y huérfano?

Gatito recién nacido, cuidados


1. El gatito ha de estar siempre en un lugar cálido
, como si estuviera siempre junto a su madre. Si no podemos estar con él en brazos, podemos ponerle botellas con agua caliente rodeadas de una toalla para que no lo quemen, simulando la temperatura corporal de su madre.

Es importante que el gatito reciba un poquito de calor porque cuando son muy pequeños aún no regulan su temperatura corporal. Si podemos tenerlo en brazos o en nuestro regazo, nuestra temperatura corporal valdrá, envolviéndolo en una toalla o manta. 

2. Debe tomar el biberón cada 3 o 4 horas, sobre todo al principio, luego se pueden retrasar más las tomas al crecer un poco. En clínicas veterinarias y tiendas especializadas venden leche materna especial para gatitos, es la única que debemos usar.

Se suele vender en polvo y se mezcla con agua. Para que el gatito tome el biberón, es importantísimo que la leche esté a temperatura corporal, como si saliera de la madre, ni muy caliente ni muy fría, de lo contrario el gatito no comerá.

Al tomar el biberón, debemos colocar al gatito como si estuviera apoyado en el vientre de su madre, de forma más o menos diagonal al biberón.

3. Varias veces al día, debemos estimular al gatito para que haga sus necesidades.
La madre suele estimularles con la lengua, haciendo masajes en su estómago. Nosotros debemos hacer estos masajes con una toalla a temperatura corporal, durante unos segundos hasta que el gatito orine o defeque.

Se recomienda hacer esto sobre una pequeña bandeja con arena, para que el gatito empiece a relacionar la bandeja más adelante con sus deposiciones. Los masajes los haremos siempre después del biberón y podemos usar también nuestros dedos. Si con estos masajes el gatito no hace sus necesidades en 24-48 horas, hay que llevarlo al veterinario.

4. Papilla, a partir de las 3 semanas de vida más o menos, podemos empezar a darle una papilla hecha de concentrado de gatito molido con agua, igualmente a temperatura templada, e ir alternando con los biberones de leche materna.

Esta alimentación es la que podemos darle a partir del mes de vida en adelante, dejando el concentrado de gatito mojado en agua para que esté blando, y empiece a comer sólido a esta edad. También podemos darle latas de comida húmeda especial para gatitos de esa edad.

5. Hay que tomar  en cuenta que es muy difícil sacar adelante a un bebé sin su madre, no debemos desanimarnos si no sale por muchos cuidados que le demos. Realmente el “peligro” de que el gatito muera está entre la primera y tercera semana de vida, si llega casi al mes, ha pasado lo peor y habremos salvado una vida.

 

Publicado: 25/09/2013 

Dinos, que estas pensando...