Mimos para gatos ¿Como acariciar a mi gato?

Acariciar un gato no sólo es placentero y beneficioso para el gato, sino que numerosos estudios han demostrado que calma la ansiedad y baja la presión en los humanos.

Acariciar un gato no sólo es placentero y beneficioso para el gato

Cada gato tiene sus propias preferencias sobre dónde y cómo le gusta ser acariciado, así que mantente atento a las señales que demuestran que disfruta lo que le estás haciendo.

  1. Deja que el gato te olfatee antes de acariciarlo para que se sienta en confianza.
  2. Empieza acariciando la cabeza suavemente con los dedos.
  3. Si no trata de mancharse ni da signos de agresividad podemos continuar acariciando el lomo hasta la cola y vuelta a empezar.

¿Cuándo nos piden mimos?

Si se acerca y se roza con nosotros: Cuando un gato golpea su cabeza contra tu mano, te pide de que lo acaricies de inmediato. Si estás ocupado, acarícialo por lo menos una o dos veces para demostrarle que no lo ignoras.

Cuando un gato golpea su cabeza contra tu mano, te pide de que lo acaricies de inmediato

Cuando ronronena: El ronroneo es señal de que el gato se siente sociable y quiere atención. El volumen del ronroneo del gato refleja el nivel de su felicidad.

Mientras más alto ronronee, más feliz se encuentra.

El sentido del tacto está muy desarrollado en los gatos y ser acariciados los hace sentir tranquilos y les ayuda a liberar el estrés.

Evitale hacerle esto a tu gato

Aléjate de su barrigita. El gato puede ponerse bocarriba cuando se relaja. Sin embargo, no debes tomarlo como una invitación para acariciarle la barriga, pues muchos gatos lo detestan. A otros sí les gusta, pero lo interpretan como una invitación para jugar bruscamente y a arañazos.

Te puede clavar las garras en la mano, morder o rasguñar con las patas traseras vigorosamente. No siempre se trata de un ataque, a veces es la forma de “Luchar” del gato. No lo pruebes si no te sientes a gusto con los gatos o si no quieres recibir mordiscos ni arañazos.

Advertencias que no puedes dejar pasar, si tienes un gato

Si sufres un rasguño o un mordisco servero, lava el área afectada minuciosamente con jabón antibacterial y aplica un antiséptico. Luego, busca atención médica. Las heridas profundas la requieren, pues corren el riesgo de infectarse.

Los niños deben estar bajo estricta supervisión al acariciar a un gato si el gato parece agresivo, aléjate.

Fuente: www.elhowenespanol.com

Te puede interesar:

Perros y Gatos con Diábetes, como detectarlo
4 razones porque tu gato duerme encima de ti

Dinos, que estas pensando...