Un perro: Cuando no te la esperabas

Es el cumpleaños de tu hijo y el tío más querido llegó con un regalo totalmente inesperado. Un regalo el cual no puede ser ignorado ni arrumbado ni dejado a un lado para después jugar con él. Al tío se le ocurrió la bien intencionada pero poco brillante idea de comprarle un cachorrito a su sobrino que tanto quiere solamente porque alguna vez escuchó que quería una mascota. Si bien está comprobado que las mascotas ayudan a las personas a mejorar su estado de ánimo y a mejorar el autoestima de los niños, es un hecho que ésta es una decisión que no debe hacerse por impulso.

 

Tener un cachorro de esta manera equivale casi a tener un bebé de manera inesperada. Llega a casa y no  tiene cama, ni comida, ni juguetes, ni platitos y mucho menos la información para poderse hacer cargo de él. Si alguna vez se ha tenido un cachorro es probable que ya se haya olvidado qué hacer con uno. Los cachorros requieren de ciertas necesidades especiales que hay que cumplirles para que se conviertan en adultos saludables y con un carácter estable y predecible.

 

Antes que nada y sin importar si se ofende o no a la persona que hizo el regalo deben decidir si es posible que ustedes se hagan cargo de un cachorro. Para tomar esa decisión toda la familia deberá estar de acuerdo en quedárselo o no y es algo que deben decidir entre todos debido a que hacerse cargo de un perro es una decisión a futuro. Si piensan irse a vivir a otro lado en algún tiempo deben tomar en cuenta que el perro deberá ir con ustedes. El tamaño de la raza, el largo y cuidado de su pelo, el grado de actividad y el temperamento son factores a considerar para saber si puede convivir con la familia. Los perros muy activos necesitan espacio y mucho tiempo, así como los de pelo largo necesitan cepillado y atención profesional constante.

Ya que hayan decidido quedarse al cachorrito deberán decidir en dónde va a dormir porque necesita una cama o un tapete para acostarse. Necesitarán también comprarle el alimento adecuado. Siempre escoge un alimento Premium o Super Premium para garantizar la buena nutrición de tu mascota. Lleva a tu cachorro al veterinario. Si te entregan un carnet de vacunación llévaselo al médico para que lo revise y siga con su esquema de vacunación. Nunca creas la frase “tiene todas sus vacunas” porque es probable que eso no sea cierto. Cómprale juguetes seguros y dale mucho cariño. Los perros son animales gregarios y no toleran la soledad. Siempre están mejor cuando están acompañados ya sea de personas o de otros perros por lo que es probable que las primeras noches no pare de llorar si lo dejas solo en una habitación o en un patio.

Enséñale a tu cachorrito en dónde debe hacer sus necesidades. Ellos no saben que hacer pipí o popó en medio de la sala está mal. Llévalo al lugar en donde quieres que haga sus necesidades en cuanto despierte de una siesta; esto es debido a que los cachorros orinan casi siempre al despertarse y defecará casi siempre después de comer.

Recuerda que el tiempo que inviertas en tu cachorro y los cuidados que le brindes se reflejarán en el futuro, para que se convierta en un adulto sano y fuerte y sea tu compañero y de la familia por muchos años.

 

PFI“Una Mascota Sana es una Mascota Feliz”
  Por: MVZ. Karin Vomend

  www.grupopm.com

Dinos, que estas pensando...

Deja un comentario

X