10 mitos alimenticios en perros y gatos

10 mitos alimenticios en perros y gatos

Mucho se escucha sobre lo que es bueno o no en la alimentación de nuestras mascotas, son los llamados “mitos alimenticios”, ahora podrás saber cuales son los más sonados en perros y gatos, descubre su respuesta en las siguientes líneas:

1. Se debe dar libre acceso al agua. Es completamente cierto y necesario. El agua es el nutriente principal. El 60% del cuerpo está compuesto de agua. Es importante que el agua sea fresca y si está ofrecida en un recipiente, debe ser cambiada constantemente durante el día.

2. El perro es carnívoro. El definir si el perro doméstico es carnívoro u omnívoro es uno de los temas que más opiniones encontradas genera. Por un lado los perros se clasifican como miembros de la familia Canidae y el orden Carnívora. A pesar que el perro es anatómicamente un carnívoro, tiene algunas características de los omnívoros como la conversión de caroteno en vitamina A.

3. Son necesarios los suplementos vitamínicos. No necesariamente. Cuando damos un alimento balanceado completo, no es necesario hacer una suplementación extra. Sin embargo en ciertas etapas de vida, como en perros “mayores” si está indicada. Es importante mencionar que la dosificación extra de vitaminas debe estar supervisada por un veterinario.

4. La dieta del perro contiene fibra. Si, la fibra es un carbohidrato complejo. Su función primario y mayor beneficio es el aumento de densidad y agua en el intestino, lo cual promueve y regula la movilidad intestinal.

Alimentación de libre acceso, no es recomendada. Mantener el plato de comida siempre lleno puede conducir a una sobrealimentación. Por otro lado, el alimento en el fondo del plato puede nunca consumirse, y empezará a descomponerse. Lo mejor es crear hábitos de alimentación a una hora determinada del día.

5. Mezclando diferentes marcas mejoro las características nutricionales del alimento. Este es un mal hábito debido a que cada marca está formulada nutricionalmente para cumplir un requerimiento específico. Cuando por ejemplo mezclamos dos marcas diferentes, en vez de obtener lo mejor de ambos,  el perro no obtiene lo mejor de ninguno.

6. Es mejor hacer uno mismo la comida de su mascota. El requerimiento nutricional diario de un perro está basado en su requerimiento calórico. Generalmente la comida casera está preparada a base de arroz, pollo y “desperdicio de carnicería”, y generalmente en la cocina de la casa no se conoce a exactitud el aporte nutricional de estos ingredientes.

7. Mi gato puede comer leche o subproductos lácteos.  Es mejor no hacerlo. Al igual que en humanos existen perros y gatos que pueden presentar intolerancia a la lactosa, lo cual se traducirá en trastornos digestivos como diarrea o flatulencia.

8. Mi perro puede comer chocolate. Definitivamente no. El chocolate contiene treobromina, el cual no tienen ningún efecto en humanos, sin embargo es altamente tóxico para los perros. Es tan dañino que media barra de chocolate puede matar a un perro de raza pequeña, como un Yorkshire Terrier.

9. Puedo dar de comer tortillas a mi perro. Este es un hábito muy común en nuestro país. Lastimosamente, el maíz es muy susceptible a hongos, los cuales producen toxinas que están relacionadas con problemas de hígado (en humanos las aflatoxinas, un tipo de estas toxinas, están altamente relacionadas a cáncer hepático). Estas toxinas pueden producir daños a largo plazo y muchas veces irreversibles.

10. El mal aliento de los perros se da por lo que comen. Una mascota sana tiene un aliento fresco. Al igual que en humanos, el mal aliento es uno de los signos de enfermedad periodontal. Existen estudios que determinan que al tener un perro una buena higiene dental puede vivir 15% más, lo cual es un promedio de dos años.

Fuente: Manuel Arenas M.V., M.A., MBA

revisado 21/4/15

Dinos, que estas pensando...

Deja un comentario

X