Los perros entienden más de 150 palabras

perro contando

Coren, autor de libros sobre perros y su comportamiento, ha revisado numerosos estudios para concluir que el mejor amigo del hombre tiene capacidad para resolver problema complejos y es más parecido a los hombres y otros grandes primates de lo que se pensaba.

«Sus impresionantes momentos de brillantez y creatividad son un recuerdo de que quizás no sean ‘einsteins’ pero están seguramente más cerca de los humanos de lo que pensamos», señaló.

Coren indicó que, según diversas medidas conductuales, «las capacidades mentales del perro están cercanas a las de un niño de dos a dos años y medio».

Además, aseguró que la inteligencia varía según el tipo de perro y que la raza determina algunas de las diferencias entre animales.

Así, explicó que hay tres tipos de inteligencia canina: instintiva; adaptativa (la capacidad de aprender del entorno para resolver problemas) y de trabajo y obediencia (el equivalente al «aprendizaje escolar»).

Datos de 208 perros de Estados Unidos y Canadá mostraron que en la «inteligencia de trabajo y obediencia» el border collie es «el número uno», seguido del caniche y en tercer lugar el pastor alemán.

La lista de los canes más listos se completa con el golden retriever; el doberman; el pastor shetland (parecido al collie) y el labrador, según la clasificación de Coren.

El experto aseguró además que un perro normal puede aprender unas 165 palabras, incluidas señales, y los más «inteligente», unas 250.

Coren explicó que la capacidad máxima de aprendizaje de palabras se basa en el estudio de «Rico», un can que demostró conocer 200 palabras habladas y tener una gran capacidad y rapidez de aprendizaje.

Por si fuera poco, estos amigos de cuatro patas también saben de números, aunque sería mejor no confiarles la contabilidad doméstica, pues pueden «contar» hasta cuatro ó cinco, y sólo tienen una «comprensión básica» de la aritmética, aunque son capaces de detectar errores como 1+1=1 o 1+1=3.

Durante el juego, los perros son capaces de intentar engañar, de manera deliberada, tanto a otros canes como a los humanos para lograr una recompensa y, según Coren, «tiene casi tanto éxito engañando a humanos como los humanos a engañando perros».

A la hora de elegir las palabras que usaremos con nuestro perro, conviene tener en cuenta que deben ser cortas y fáciles de diferenciar para él. No importa el idioma ni las palabras que usemos., son mejor las palabras monosilabas Recuerda que tu perro no habla nuestro idioma.

 

fuente: http://www.lavozdegalicia.es/

Dinos, que estas pensando...

Deja un comentario

X