errores cometidos por duenos de mascotas

Errores comunes que cometen dueños de gatos

Tener como mascota a un gato es algo muy especial mientras el respeto entre gato-humano se lleve a cabo. Sin embargo existen errores comunes que cometen dueños de gatos, unas veces por desconocimiento y otras por simple satisfacción y tranquilidad para sí mismo. Aquí los 5 errores más comunes:

1. Creer que es un perro

En ocasiones los humanos queremos tener una mascota, o un compañero, con quien hacer cosas y no sentirnos solos. Debemos elegir a este futuro compañero dependiendo de lo que quieras hacer con él ya que hay cosas de perro y cosas de gato, algunas las puedes hacer con un gato y no con un perro y viceversa.

2. Pensar que tienes un gato. Error, él tiene un humano

En muchas ocasiones sentimos como que nuestro gato no hace lo que queremos que haga. Eso se debe a que casi todo es cuando ellos quieran, como ellos quieran y en el lugar que les apetezca. Hay que adaptarse al gato y esto muchos humanos no lo entienden. Aunque se debe hacer un esfuerzo ya que somos los del “cerebro pensante”.

3. Cortarle los bigotes

Los bigotes del gato son de vital importancia, como nuestro dedo gordo del pie, que parece que no tiene gran importancia pero que si está ahí es por algo. Este es tal vez el error más común que comenten los “novatos en tenencia de mininos” cortarle sus bigotes para que se vea más mono. Sepan que hacer esto es actuar sin conocimiento alguno.

4. Bañarlo con champú de perro

Son muchos los propietarios acostumbran a bañar a su gato, desde muy pequeño, aunque resulte genial que el minino se deje, no debemos olvidar que se debe hacer de manera correcta. La piel del gato es muchísimo más delicada que la del perro. Bañarle con cualquier champú puede resultar grave, aunque seguro muchos dirán: “Yo bañe el mío y no pasó nada” pero debemos saber que ante la prevención no hay nada más eficaz.

5. Desungulación (Quitarle las uñas para siempre al gato)

Este es un error gravísimo que cometen tanto novatos como veteranos. Muchas personas quieren tener un gato pero no quieren sus uñas, esto es traducido como: “Te quiero pero tienes la nariz grande, te quiero pero me gustaría que fueras más alto, te quiero pero…” Si quieres un gato acéptalo tal y como es, que sus uñas hacen daño por supuesto que sí, pero hay soluciones.

Publicado: 26/08/2013
Fuente: guauymiau.com

Editado 10/4/15

 

Dinos, que estas pensando...

Deja un comentario

X