cuidados de perros y gatos ancianos

Cuidados de perros y gatos ancianos

Las mascotas mayores pueden tener problemas médicos y esto depende mucho de la nutrición, genética y las condiciones y cuidados del lugar donde vive. El promedio de vida de un perro o gato es de 12 a 18 años, dependiendo mucho de su tamaño, los perros de raza grande envejecen más rápido que los de raza pequeña.

Al considerar una mascota como adulto mayor, el dueño obtiene un compromiso más fuerte para que esta etapa sea feliz y saludable. Por esto hay que tomar algunas medidas especiales para los cuidados de perros y gatos ancianos.

LEER TAMBIEN> Cómo calcular la edad de un perro en años humanos

1. Adecuar el espacio en casa
La pérdida de movilidad y de sentidos (vista, oído) supondrá la aparición de obstáculos, siendo así evitaremos que suba y baje escaleras tanto como sea posible, por citar un ejemplo.

2. Control veterinario
Seguir normalmente con vacunas, tratamientos antiparásitos, etc., y programar una revisión dos veces al año para controlar los cambios producidos por el envejecimiento.

3. Ejercicio
Se aconseja ejercicio sin llegar a cansarlos, ni provocarles estrés, esto también previene la obesidad y artritis.

4. Alimentación
Para la pérdida de apetito y dificultades de la digestión es mejor darle de comer menos cantidad y más veces al día.

5. Estar preparados
La muerte es algo natural de la vida, y debemos saber que nuestras mascotas muy probablemente partirán antes que nosotros. Cuando se acerque el momento para tu mascota hay que saber reconocer algunos signos y estar preparados.

Es recomendable que te anticipes, y que así como los humanos, cuentes con un servicio funerario para tu mascota. En Camposanto de Mascotas Los Rosales ofrecen servicios especializados pre necesidad, cremación y cementerio para mascotas. Cuentan con la experiencia para ayudarte a que este final sea menos doloroso y bríndarle a tu mascota un lugar especial a la hora de su partida.

Cómo saber cuando mi perro está cerca del final de su vida

1. Desaparece el apetito.
2. Suelen estar adoloridos.
3. Problemas para caminar, comer y respirar.
4. Ya no le llama la atención participar en muchas actividades.

Si tienes una mascota con una enfermedad terminal, podrías estar prolongando una vida miserable. Es momento de reconocerlo y tomar la decisión más adecuada. La eutanasia, en estos casos, es una opción.

 

Publicado 12/09/2013
Fuente: Revista PETmi #19

revisado 16/4/15

Dinos, que estas pensando...

Deja un comentario

X