Bulldog Francés

Bulldog Fránces

Características del Bulldog Fránces:

País de origen: Francia
Altura: 38 para 41 cm esta altura es para los dos (machos y hembras)
Peso: Machos: 20 a 28 libras (9 a 13 kg.). Hembras: 16 a 24 libras (7 a 11kg.) 

Historia
Cuando apareció, participaba en crueles combates contra toros. Actualmente es un pacifico perro de compañía, con características orejas de murciélago y una expresión amistosa que no acuerda su pasado remoto de lucha contra los toros. Descendiente probable, como todos los dogos, de los Molosoides de Epire y del Imperio Romano, pariente del Bulldog de Gran Bretaña, de los Alanos de la Edad Media, y de los dogos y doguillos de Francia, el dogo que nosotros conocemos es el producto de diferentes cruces que efectuaron los criadores apasionados de los barrios populares de París en la década de 1880.

El primer club de esta raza se fundó en 1880 en París. La raza fue reconocida en 1898. Sin embargo, los orígenes de esta raza son muy polémicos. Según algunos especialistas, esta seria una raza típicamente francesa, obtenida a través de sucesivos cruces entre variedades poco conocidas, pero comunes en diversos suburbios de Paris, y reproductores importados de Bélgica. A través de cuidadosas selecciones, se consiguió un perro que terminaría fijando el estándar de la raza.

Otra versión atribuye la ascendencia de esta raza al Bulldog Inglés, que en algunas proles originó perros menores, llamados de “miniaturas”. Por no les gustar a los ingleses, esta variedad fue enviada para Francia, en el siglo XVIII, dónde fue criada con los Terrier locales. La crianza culminó a partir de 1850, cuando el Rey de Inglaterra, Eduardo VIl, compró una cría, influenciando la burguesía europea a adoptar, definitivamente, la raza en esa época, considerándose elegante tener uno de estos ejemplares y desfilar con él por las calles de Paris con bellísimos collares.

Temperamento
El temperamento del Bulldog Fránces corresponde al de los perros de compañía, perros amigables, juguetones, muy sociables y dulces. Se puede decir que son los perros falderos perfectos.

Tienden a socializar fácilmente ya sea con gente, perros u otros animales. Suelen llevarse muy bien con niños. Es importante socializar a estos perros desde temprana edad para evitar que se vuelvan tímidos cuando son adultos. Esta raza no tiende a ser muy problemática, pero por su gran necesidad de compañía puede desarrollar ansiedad por separación con cierta facilidad. Eso significa que el bulldog francés puede convertirse en un perro destructor si se queda solo por períodos prolongados. Éste no es un perro para dejar aislado en un cuarto, el patio o el jardín.

Por su carácter amigable y sociable, llegan a ser excelentes mascotas para familias con niños grandes y personas solas. Sin embargo, hay que considerar que demandan mucha compañía y son muy juguetones, así que no son adecuados para gente que pasa la mayor parte del tiempo afuera.

Alimentación
Acepta sin problemas alimentos tradicionales a base de carne, acompañadas de cereales o arroz, y legumbres. Degusta con placer las frutas frescas.

Salud
Lastimosamente, el bulldog francés es propenso a varias enfermedades de perros, muchas relacionadas con su hocico achatado. Entre las más frecuentes se encuentran: narinas estenóticas, paladar blando elongado, degeneración de disco intervertebral y hemivértebra canina. Con menor frecuencia también se diagnostican en esta raza: displasia de cadera, luxación patelar, entropión, distiquiasis, cataratas y sordera. Expectativa de vida 10 a 12 años

Ejercicio
Esta es una raza que no tiene mayor necesidad de ejercicio, pero requiere por lo menos una caminata al día. Se adapta muy bien a vivir en apartamento, siempre y cuando se le ofrezca su caminata diaria. Por su sensibilidad a temperaturas extremas, no debe ser ejercitado cuando hay mucho calor y humedad.

Cuidados
El cuidado del pelo es más fácil y sencillo que en otras razas caninas de compañía, ya que su pelo corto no demanda muchas exigencias. Suele ser suficiente con el cepillado semanal para remover el pelo suelto y el baño ocasional, sólo cuando el perro está sucio o una vez por mes. Sin embargo. Hay que prestar atención a sus arrugas de la cara. En esta zona, conviene aplicarle una crema especial o vaselina diariamente y después de cada baño, para evitar que se le irrite la piel y se produzcan heridas por el roce, la sudoración y la sequedad.

Fuente: deperros.org / vivapets.es / bulldogsfrances.com.ar / sobreperros.com

Dinos, que estas pensando...

Un comentario

Deja un comentario

X