Bull Terrier

Bull Terrier

Características del Bull Terrier:

Nombre(s) alternativo(s): Staffordshire Bull Terrier. English Bull Terrier.

Tamaño de raza: Mediano

País de origen: Inglaterra.

Peso: Macho: 55 a 65 libras (25 a 29 kg.). Hembra: 45 a 55 libras (20 a 25 kg.)

Altura: para machos y hembras es 53 a 56 cm. (21 a 22 pulgadas)

Colores: Dos variedades de color blanco, puede tener manchas en la cabeza de color y puede ser atigrado, negro, rojo, leonado, tricolor, sólo blanco es aceptable.

Historia: A principios de 1800, cuando las peleas de perros eran legales y de hecho muy populares, los mejoradores estaban siempre en busca de producir perros con tenacidad, resistencia y agilidad. Originalmente se sabe que el Bull Terrier es el resultado del cruce entre un Bulldog con un Terrier Inglés blanco ahora extinto.

El Inglés James Hinks estandariza por vez primera la raza en la década de 1850. Él engendró sólo los perros blancos y los llamó ”Bull Terrier”, para distinguirlos de los ”Bull-y-Terrier”, que eran similares a los Terriers Staffordshire Bull de hoy. Los perros blancos de Hink se les conoció como “los caballeros blancos.” No se sabe exactamente lo que otras razas entraron en el desarrollo del Bull Terrier moderno, pero el dálmata, Perdiguero de Burgos y el Galgo son todas las posibilidades. La raza resultante pronto llegó a ser conocida simplemente como Bull Terrier. Cuando todos los Bull Terriers blancos se cruzaron con los Staffordshire Bull Terriers, la variedad de colores emergió.

Temperamento: Estos perros son extremadamente valientes y combativos. Además son muy leales, activos y apegados a sus dueños. Los bull terrier necesitan mucha compañía y afecto, y es muy mala idea dejarlos solos por largos períodos porque es seguro que destruirán lo que encuentren.

Además de compañía, necesitan mucha supervisión, y no son apropiados para muchas familias. De hecho, no son perros recomendables para familias que nunca antes han tenido un perro. Aunque estos perros pueden llevarse bien con los niños, si han sido bien socializados desde cachorros, no son mascotas ideales para familias con niños pequeños.

Cuidados: Los Bull Terrrier mudan su pelo dos veces al año se puede eliminar el pelo suelto o muerto con un cepillado diario mediante un guante especial de goma se puede utilizar también un cepillo de cerdas, el cepilla diario es útil para eliminar el pelo muerto.

Los oídos se pueden limpiar con bolas o gasas de algodón especiales que hay para perros y este atento por si hay alguna infección de ácaros, si su Bull Terrier se rasca las orejas o agita la cabeza esto es signo de que podría tener alguna infección. Es un perro de mucho nervio y energía, que necesita mucho ejercicio debería correr y jugar dos horas al día mínimo, esto mantendrá al perro en forma, al mismo tiempo que le ayudara a no engordar.

Ejercicio: Los Bull Terrier necesitan hacer ejercicio regularmente y hacer un montón de cosas. Para empezar, es una raza enérgica, sin suficiente ejercicio podrá ser obligado a liberar su energía en formas que no siempre son deseables, como a través de la masticación excesiva, conductas auto-destructivas, e incluso comportamientos obsesivo-compulsivos.

Alimentación: Son propensos a ganar peso, así que deben tener su ingesta diaria de alimentos moderadamente.

Salud: Suelen ser perros muy saludables cuya esperanza de vida ronda entre los 10 y 12 años. Las dos variedades de esta raza se caracterizan por no ser susceptibles a muchas dolencias hereditarias. Sin embargo, pueden padecer dislocaciones de rodilla, obesidad, alergias y problemas de comportamiento compulsivo. Los altos niveles de testosterona de los bull terrier machos no son necesariamente un problema de salud, pero sí pueden constituir un problema de convivencia, ya que aumentan la territorialidad de estos perros. Si no se piensa criar, es recomendable castrar a los machos. De manera análoga, es recomendable esterilizar a las hembras que no vayan a reproducir.

Entrenamiento: Un componente fundamental de la formación de los Bull Terrier es la socialización. Desde cachorro, el Bull Terrier debe ser introducido a todo tipo de personas, otros perros, otros animales y ambientes para que no se sienta amenazado por ellos. Un perro naturalmente sociable y extremadamente leal, los instintos de los Bull Terrier son para jugar y para proteger, que no es siempre una gran combinación. También es un perro fuerte que necesita un dueño que lo entienda y pueda tener una ventaja en su adecuada formación, ser firme cuando sea necesario, pero no duro. Puede ser más difícil entrenar a un Bull Terrier, pero muchos lo hacen con grandes resultados.

 

Fuente: deperros.org / sobreperros.com / todopets.com

Dinos, que estas pensando...

Deja un comentario

X